lunes, 30 de octubre de 2006

CRUCIFIJOS Y VELOS

Es evidente, dado el curso de los acontecimientos, que lo que parecía un tema ciertamente lejano: problemas con llevar o no velo islámico es un hecho cada día más cercano en nuestro país. De hecho, ya se han producido varios “encontronazos” culturales respecto a este tema. Sin embargo, algo que parecía aún más lejano también asoma las orejas por detrás de la puerta después de hacerse efectiva la sentencia, en Inglaterra, a una azafata que portaba un crucifijo. Ya han existido en estos años pasados la llamada “guerra de los crucifijos”, donde asociaciones laicas de padres demandaban la retirada de los mismos en aquellas aulas donde reposaban desde hacía ya muchas décadas e, incluso, algún siglo que otro. Pero, hasta ahora, poco se había hecho en contra de aquellos que portaban símbolos religiosos de manera personal.

No voy a entrar en lo que, particularmente, me parece “mejor” dado que eso, creo, se desprende del mal llamado “sentido común”: “o están todos los símbolos o no está ninguno”. Puestos a ponerlos, tampoco pasaría nada por colgarlos todos. Lo curioso del caso es que si, este emplazamiento de crucifijos, medias lunas y estrellas de David entre otros, ¡Dios me libre de olvidarme de alguno!, se acompañase se una enseñanza proporcional de cada una de las creencias que, aparentemente, se encuentra en juego. La sorpresa sería mayúscula: todas ellas tienen muchos más puntos en común que diferencias.

Hace algunos años un sobrino de la conocida diputa Dolores Ibárruri, conocida como “La Pasionaria”, imagino que nada sospechoso de impregnación religiosa comentó en una entrevista: “Con tan sólo respetar los diez mandamientos no haría falta el Código Penal”. ¡Caray! Que razón tenía, los extremos parecen tocarse...o, a lo mejor, es solo una cuestión de sentido común y buena voluntad de la que tenemos que alimentar a los pequeños que van a ser nuestros futuros ciudadanos.

¿Qué opináis sobre este tema que nos está afectando cada día más?. No dudéis en dejar vuestros comentarios.

Saludos,

José Miguel Gaona
Director “Educar Bien”

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad, el velo islamico no me gusta en absoluto,retrocedemos muchos años atras con ello.¿Los hombres musulmanes que llevan?
Ellas en verano van en manga larga, ellos no ¿donde esta la igualdad? . Segun una chica que conozco, llevan el velo para no enseñar el pelo, que para ellos es como un simbolo sexual y no pueden enseñar su cuerpo, hay piscinas para hombres y para mujeres.
El llevar una cruz en la Europa cristiana hoy en dia es a veces mas decorativo que otra cosa.
Nosotros diferenciamos la religion de la vida, ellos no, ahi esta lo grave que en nombre de un dios se cometan horrores. Aqui ya no vivimos en la edad media pero algnos quieren volver a ella.

Carlos dijo...

El problema es que solo una parte de musulmanes llevan velo y se juzga a todos. Otros aquí están plagados de piercings y hacen más daño q los musuilmanes y a nadie se le ocurre prohibirlos...

CEYDER dijo...

Tengo alumnos de las dos religiones en discordia, y si les dejamos llevar el velo, o el crucifijo no hay problemas.
Y como alumnos juegan entre ellos sin problemas de religión.