lunes, 27 de noviembre de 2006

ASERTIVIDAD CASERA

Como padres podemos enseñar a nuestros hijos a ser asertivos. Pero, ¿qué es ser asertivo? Es la expresión de sentimientos, necesidades y derechos sin tener que amenazar a los demás.
Asimismo, es un comportamiento que podemos enseñar a nuestros hijos. Principalmente en relación a los límites y a circunstancias vitales.

Para transmitírselo a nuestros hijos debemos ser consecuentes con lo que se quiere decir. Sin vacilaciones pero con la flexibilidad necesaria como para escuchar a nuestro hijo y, si es el caso, corregir nuestra opinión. Sin embargo hay decisiones que no se deben de negociar. Si es “no” hay que llevarlo adelante hasta las últimas consecuencias. Si nuestro hijo no lo respeta deben darse una serie de resultados que le hagan reflexionar sobre su conducta. Explicándole, en todo momento, la razón de dicho castigo.

El contacto visual es esencial. Debemos mirar para ser correspondidos y que emane una sensación de sinceridad. Las explicaciones deben ser sencillas y de acuerdo a la edad correspondiente. Durante las mismas o si se tiene la necesidad de regañarle nunca humillarle ni menospreciarle o su autoestima se verá menoscabada.

En caso de estar en desacuerdo con nuestra pareja por algún motivo en relación con nuestro hijo, rectificar en privado. El niño debe saber apreciar que los “noes” o “sies” son compartidos por nuestra pareja.

Una última reflexión: ¿Somos suficientemente buenos modelos para nuestros hijos? ¿Nos tendrían que regañar ellos a nosotros alguna vez? A través de la asertividad les estamos enseñando a saber elegir y sentirse mucho más libres.

2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ulises dijo...

Ojalá también los mayores tuviesen esa "asertividad" para poder enseñársela a los hijos...